Los Cuatro Novios Reflexion

HomeReflexiones

Los Cuatro Novios Reflexion

Había una vez una joven que tenía cuatro novios. Al cuarto lo amaba muchísimo: le regalaba elegantes trajes, le servía deliciosas comidas. Al te

Consejos de Padre Reflexion
Seca tu IRA Reflexion
El pan quemado Reflexion

Había una vez una joven que tenía cuatro novios.

Al cuarto lo amaba muchísimo: le regalaba elegantes trajes, le servía deliciosas comidas.

Al tercero también lo amaba mucho. Iban de paseo a los mejores resorts, pero temía que algún día la abandonara.

El segundo era su confidente. Confiaba en él. La ayudaba a salir de las dificultades.

El primer novio era muy leal. Hacía grandes esfuerzos por ayudarla. Ella apenas le hacía caso, a pesar de que él la amaba profundamente.

Un día cayó enferma. Le quedaba poco tiempo. Pensó en su vida de lujos y que al morir estaría sola.

Entonces dijo al cuarto: “Te he amado mucho y cuidado grandemente. Estoy muriendo. ¿Te irías conmigo?”.

“¡Ni soñarlo!”-y se alejó rápidamente. Ella sintió un cuchillo en su corazón.

Preguntó al tercero: “Te he amado toda mi vida. Estoy muriendo. ¿Te irías conmigo?”

“¡No! La vida es demasiado buena. Cuando mueras, me iré con otra”. Ella quedó devastada.

Al segundo le dijo: “Siempre me has apoyado. Cuando muera, ¿me acompañarás?”

“Lo lamento. Tan sólo hasta la tumba.” Fue como si le cayera un rayo.

Entonces oyó una voz que le decía: “Yo iré contigo. Te seguiré donde vayas.” Vio que era su primer novio, bien delgado porque sufría de malnutrición y descuido.

Sorprendida, le contestó: “¡Debí haberte cuidado mucho mejor cuando podía!”

Y es que todos tenemos cuatro novios, o cuatro novias, según sea el caso.

-El cuarto es tu cuerpo. Por más que lo cuides, te dejará cuando mueras.

-El tercero son tus bienes. Al morir pasarán a otros.

-El segundo son la familia y los amigos. Por mucho que les hayas dado, te acompañarán solamente hasta la tumba.

-El primero, el alma. Siempre maltrecha por tú perseguir riquezas, poder y placeres.

Es lo único que tendrás donde vayas. Cultívala, fortalécela, dale cariño. Será la única que te seguirá hasta el trono de Dios y continuará contigo por toda la eternidad.